PAPELES PARA EL PROGRESO
DIRECTOR: JORGE BOTELLA
NÚMERO 91                                                                                  MARZO - ABRIL  2017
página 3
 

EVOLUCIONAR CON LOS TIEMPOS

 
La política de cada pueblo debe reconocer en cada momento el grado de evolución cultural en que se encuentra. Quienes no admiten la realidad en que se encuentran, sino que se ajustan a un ideario superado, defendiendo teorías concebidas para un entorno histórico distinto, pueden quedar de continuo relegados del interés del electorado. La programática política, incluso aquellos criterios derivados del análisis de la filosofía social, debe ser elaborada de forma coherente al entendimiento de los ciudadanos.
Es demasiado frecuente que en los partidos políticos haya quienes añoran la sumisión a los criterios fundacionales, mientras que en ellos crecen los militantes que exigen la adecuación de los programas a la mentalidad evolucionada de la sociedad, porque conciben que sólo desde esa posición podrán obtener el respaldo mayoritario de los ciudadanos.
En especial los movimientos ciudadanos que aspiran a superar el sistema tradicional de partidos, o sea, que reivindican la democracia sobre la partitocracia, deben estar muy atentos a comunicar de forma también distinta a cómo esos partidos ganaron el rédito electoral en el pasado. Si en un pasado las revoluciones se hicieron en base a movilizar las pasiones reprimidas, en los tiempos modernos, en que la cultura se multiplica de generación en generación, es necesario que la relevancia del mensaje esté en consonancia con la expectativa de credibilidad que el mismo justifica. Si a menor conocimiento se deben aprovechar las respuestas que generan las sensaciones; a mayor, es preciso ganar una respuesta intelectual.
Muy posiblemente la crítica al populismo se basa en la inercia que en los modos las nuevas tendencias políticas toman de las antiguas. Si la ciudadanía se pretende erigir como garante del buen autogobierno, se hace necesario que demuestre teóricamente su capacidad para superar la calidad ofrecida por los antiguos partidos. Para ello es necesario que asuma un sistema de autocrítica con sus propias propuestas, al modo como el científico y el filósofo controlan la veracidad de sus tesis descubriendo y rebatiendo los escollos que se puedan poner a su proposición. El trabajo con el que se detectan las necesidades ciudadanas, se innovan respuestas y se muestra la verificación de idoneidad de esas soluciones en un grado de credibilidad proporcionada a la capacidad intelectual media del elector es lo que puede ganar su confianza.
A las generaciones mejor preparadas de la historia no se las va a atraer con criterios románticos dirigidos a conmover su sentimientos, sino ganándose la adhesión intelectual motivando su razón. Quienes se adelanten a ofrecer esa medida adecuándola a la mentalidad de cada uno de los electores será quien se sitúe mejor para gobernar en el futuro. Depende de cada partido, sea antiguo o nuevo, que sepa posicionarse adecuadamente para rentabilizar el relevo generacional.
 

PASAR A PÁGINA SIGUIENTE

VOLVER A SUMARIO

VOLVER A ÍNDICE TEMÁTICO